Internacionales

Profranquicias se enfoca en el desarrollo sostenible

El nuevo presidente de la Cámara Venezolana de Franquicias, Luis Vicente García, se concentrará en estrechar las relaciones con las empresas afiliadas a la organización, para ayudarlas a superar los desafíos que vive Venezuela y a contribuir entre todos al desarrollo de un país de oportunidades.

Caracas, junio de 2017.- Luis Vicente García, el nuevo presidente de la Junta Directiva de la Cámara Venezolana de Franquicias – Profranquicias, es un profesional con más de 30 años de experiencia, 20 de ellos en el mundo de las franquicias, en donde ha fungido como franquiciante, franquiciado, ejecutivo y consultor, lo que le ha permitido conocer este modelo de negocios en todas sus facetas. Además, como coach empresarial de rendimiento, García se enfoca en temas de liderazgo, estrategia y emprendimiento.

 

El equipo de prensa de Profranquicias lo entrevistó para conocer acerca de su visión, planes y objetivos para la Cámara durante los dos próximos años, además de conocer su opinión sobre la situación actual del sistema de franquicias en Venezuela.

 

– Desde el pasado mes de marzo Ud. asumió la presidencia de Profranquicias para el período 2017-2019. ¿Cuáles son los principales objetivos en los cuáles enfocará su gestión?

 

– En primer lugar quiero señalar que en la Cámara, como cuerpo colegiado que es, no priva la visión de una sola persona sino la visión colectiva de todas sus empresas afiliadas. Es por ello que la dirección de la Cámara se lleva a cabo bajo los lineamientos de una planificación estratégica minuciosa, que se revisa con periodicidad para adaptarla a las cambiantes condiciones del país, así como las necesidades de nuestros afiliados y del sector en general.

Dicho esto, cada Junta Directiva le pone su propio “color” a su gestión. En mi caso particular, considero que las circunstancias actuales nos imponen como necesidad en este momento acercarnos a nuestras empresas afiliadas, conocer muy de cerca su situación y los desafíos que enfrentan y, sobre esa base, construir planes y acciones gremiales que puedan apoyar su gestión, alineados con el objetivo primordial de Profranquicias: la promoción y defensa del sistema de franquicias como un modelo de negocios que genera beneficios para el país. En este sentido, es importante destacar que cuando hablamos de apoyar a nuestras empresas afiliadas nos referimos no solo a sus casas matrices sino a sus redes de establecimientos franquiciados y todos sus trabajadores.

– ¿Cuáles son los planteamientos fundamentales de la planificación estratégica de Profranquicias para este período?

– Todas nuestras acciones están enmarcadas dentro de nuestros cinco lineamientos estratégicos, que son: 1. Promover el emprendimiento sostenible a través del sistema de franquicias; 2. Estimular el progreso basado en valores; 3. Ofrecer un servicio de calidad a nuestros afiliados; 4. Fomentar el liderazgo gremial e institucional y 5. Impulsar la responsabilidad social empresarial.

Sobre esta base seguiremos ejecutando las acciones que hasta ahora hemos emprendido con éxito, como el Diplomado de Gerencia Integral de Franquicias que hacemos en alianza con la Universidad Metropolitana; los eventos a gran escala como la Feria de las Franquicias, los seminarios regionales y el Congreso Nacional Profranquicias, que realizamos el pasado 16 de marzo en la Unimet, y que tuvo como eje central la presentación de la visión del país que queremos y el marco en el cual podemos desarrollar esa visión. Es por ello que en ese evento entregamos a un grupo de diputados de la Asamblea Nacional un papel de trabajo que denominamos Consideraciones para una Ley de Emprendimiento, desarrollado en conjunto con otras organizaciones y personas del mundo empresarial, del emprendimiento, de la academia y estudiantes, con el objetivo de sembrar la semilla para que en el Parlamento se pueda desarrollar un instrumento legal que nos permita visualizar el emprendimiento como herramienta para construir un país de progreso y oportunidades de desarrollo.

Asimismo, estamos trabajando actualmente en la creación de la Academia Profranquicias de Negocios y Emprendimiento, con la cual queremos contribuir a la profesionalización de los oficios y a la formación del personal de las franquicias y del comercio y los servicios en general en el país. Hemos avanzado bastante, el Diplomado y los seminarios han sido semillas de esta iniciativa, pero todavía tenemos mucho trabajo por hacer en este sentido.

– En el ámbito internacional, hace ya tres años que Profranquicias se adhirió al Pacto Global de la Organización de las Naciones Unidas. ¿Qué representa esto para las franquicias en Venezuela?

– El Pacto Global es una iniciativa de la ONU con la empresa privada en todo el mundo para garantizar el desarrollo sostenible de la sociedad. En este sentido, plantea el apegarse de manera voluntaria a diez principios fundamentales en cuatro áreas: la promoción de los derechos humanos, la defensa de los derechos de los trabajadores, la protección del medio ambiente y la lucha contra la corrupción. El Pacto Global se convierte entonces en una especie de brújula que ayuda a las empresas a orientar su gestión y funcionamiento para garantizar la sostenibilidad, es decir, el uso adecuado de los recursos que tenemos hoy sin poner en riesgo los recursos de las generaciones futuras.

Para una organización como la nuestra, que agrupa empresas que históricamente han demostrado tener un alto grado de consciencia social, sumarse al Pacto Global era un paso natural. Ahora nuestro trabajo se orienta fundamentalmente a invitar a nuestros afiliados a adherirse directamente, así como apoyar a la difusión en general de los principios del Pacto Global y desde el año pasado, los Objetivos de Desarrollo Sostenible –en especial los que se refieren a la educación de calidad y al crecimiento económico a través del empleo decente–, actividad que hacemos todos los días a través de nuestros canales de comunicación y en las charlas y foros en los cuales participamos.

El año pasado tuvimos el honor, a pesar de ser una Cámara modesta, de constituir la primera delegación venezolana en asistir al Encuentro Anual de Líderes del Pacto Global, que se llevó a cabo en la sede de la ONU en Nueva York, lo cual fue no solo un privilegio sino una gran responsabilidad.

– ¿Qué otra representación internacional tiene la Cámara?

– En Profranquicias somos miembros fundadores de la Federación Iberoamericana de Franquicias, que agrupa a las cámaras del sector a escala continental, además de España y Portugal. Desde el año 2012 también formamos parte del World Franchise Council o Consejo Mundial de Franquicias, que es el organismo federativo a escala mundial. Nuestra participación en ambos organismos, aunque se ha complicado en los últimos años por la situación económica que vive el país, nos ha permitido mantenernos informados de primera mano y en tiempo real de todo lo que sucede en el ámbito de las franquicias en el mundo, así como contribuir con nuestra propia experiencia.

– ¿Cuáles son las estadísticas del sistema de franquicias en Venezuela al día de hoy?

– Actualmente el sistema comprende alrededor de 560 empresas franquiciantes en todo el país, que a su vez se multiplican en aproximadamente 12.500 puntos de venta y generan unos 100 mil empleos directos y otros 250 mil empleos indirectos. Quiero destacar que 62% de esas empresas franquiciantes son de origen nacional, y representan a su vez alrededor de 70% de los establecimientos bajo marca de franquicia. Igualmente, hay casi 90 marcas venezolanas que tienen presencia en el exterior, por supuesto unas con gran éxito y otras con una experiencia todavía modesta, pero todas con una visión muy profesional de lo que es la expansión internacional.

Esto nos ubica como el quinto mercado de Latinoamérica en desarrollo de franquicias. Hasta hace un par de años ocupábamos el tercer lugar. Sin embargo, aunque en los últimos años se ha desacelerado el ritmo de crecimiento, nunca hemos dejado de incrementar los números en términos de nuevas marcas y nuevos establecimientos. Por supuesto, las circunstancias que estamos viviendo durante el último mes y medio son totalmente inéditas en nuestro país.

– ¿Cómo ha afectado la situación actual del país al sistema de franquicias?

– La fortaleza más importante del modelo de franquicias es que se trata de muchos empresarios, emprendedores y empleados trabajando con objetivos comunes, lo cual le otorga a las empresas que funcionan bajo este modelo una mayor capacidad de resistencia ante los embates del entorno.

Sin embargo, las franquicias en Venezuela no son inmunes a la crisis que vivimos. Aunque es complicado precisar en un sistema tan heterogéneo como el nuestro, en donde tenemos afiliados de muchos sectores de la economía, podemos reportar que hay marcas que nos han reportado caídas en sus transacciones de hasta 50% en los momentos más severos de la crisis, y especialmente durante las protestas de los últimos dos meses.

La situación en materia de insumos también es grave en algunos sectores, pues las dificultades para conseguir materia prima o productos terminados para comercializar en las franquicias de los distintos rubros se han agudizado recientemente. Un ejemplo muy claro es el tema del trigo, que es un ingrediente fundamental para las franquicias de gastronomía en todas sus subdivisiones: restaurantes, comida rápida y cafés, bebidas y postres. Estos establecimientos venden productos derivados del trigo, tales como panes para sándwiches, hamburguesas y perros calientes, así como pizzas, tequeños, enrollados de canela, cachitos, coberturas para pollo frito, pasta, churros, pastelería, tortas, barquillas de helados, etc.

La escasez de trigo pone en riesgo a la industria de alimentos en el país y en particular a estas marcas, que ofrecen alternativas de alimentación a un segmento importante de la población. Solamente el sector de comida rápida representa a alrededor de tres mil establecimientos en todo el país, que atienden mensualmente a ocho millones de clientes y que generan más de 32 mil empleos directos y cerca de 100 mil empleos indirectos.

Al tema de los insumos se suma la dificultad de muchos de los trabajadores del sector por llegar a sus lugares de trabajo por las situaciones de calle que se presentan. Sin embargo, en Profranquicias entendemos que estamos viviendo una situación sin precedentes en nuestro país, y nuestra preocupación fundamental es la defensa de nuestros dos activos más importantes, que son nuestros trabajadores y nuestras empresas. Por ello tenemos claro que la prioridad es la seguridad de nuestro personal y, más importante aún, el derecho de todos nuestros franquiciantes, franquiciados y trabajadores, como ciudadanos que son, de protestar pacíficamente, tal como está consagrado en nuestra Constitución.

 

– En un contexto como este, ¿cuál es la importancia de un gremio como Profranquicias? ¿Qué papel juega la Cámara en nuestro país hoy en día?

– Tal como quedó plasmado en nuestro ejercicio de planificación estratégica que hicimos en año pasado, el propósito de Profranquicias es promover oportunidades de emprendimiento para el desarrollo sostenible, tanto en las franquicias establecidas como en aquellas a cuyo desarrollo podamos apoyar. Esto quiere decir que nuestro trabajo, como organización gremial empresarial, es contribuir al desarrollo del país a través de lo que sabemos hacer mejor, que es trabajar, generar riqueza y ofrecer formación de manera continua. Esas son las claves del desarrollo de la empresa privada en general y de la franquicia en particular.

Hoy por hoy, a pesar de la situación del país, el sector privado genera 80% del empleo en el país. Léase bien, ochenta por ciento. El aporte más importante que podemos hacer es replicar el éxito que han tenido los franquiciantes venezolanos a lo largo de más de 20 años para que las franquicias actuales puedan seguir creciendo, así como formar a las nuevas generaciones de emprendedores para que sean capaces de convertirse en los empresarios de mañana, franquiciantes y franquiciados, líderes de la sociedad, promotores del desarrollo sostenible y de la prosperidad de la sociedad a través de los valores del trabajo, de la ética, de la meritocracia, de la honestidad y del trabajo decente.

De igual modo, las franquicias son ejemplo concreto y fehaciente que los sistemas que tienen más probabilidades de éxito son aquellos en los que existe interdependencia, es decir, aquellos en los cuales quienes los conforman entienden que el éxito de unos depende del éxito y trabajo de los otros, y que solo unidos con una visión compartida podemos aspirar a construir una Venezuela de oportunidades para todos sus ciudadanos.

En Profranquicias estamos conscientes de la situación que vive el país y en la que vivimos todos sus ciudadanos, y las franquicias no escapan de ella. Nuestra meta como organización es seguir trabajando en pro del emprendimiento y de proponer soluciones que nos permitan, como dijimos en nuestro Congreso Anual, sentar las bases para alcanzar el país que todos queremos.

 

Guardar

Hasta arriba